Actualidade

Portada » Actualidad » Noticias » Unión Europea » Economía y finanzas » La Comisión expresa su satisfacción por el acuerdo político sobre un nuevo marco de gobernanza económica preparado para el futuro

La Comisión expresa su satisfacción por el acuerdo político sobre un nuevo marco de gobernanza económica preparado para el futuro

10/02/2024 |

— La Comisión acoge el acuerdo alcanzado entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la reforma más ambiciosa y completa de las normas de gobernanza económica de la UE desde el período que siguió a la crisis económica y financiera.

— La Comisión presentó sus propuestas de reforma en abril de 2023.

Bruselas, 10 de febrero de 2024. Los principales objetivos del marco son reforzar la sostenibilidad de la deuda pública y fomentar un crecimiento sostenible e inclusivo en todos los Estados miembros mediante reformas que favorezcan el crecimiento e inversiones con carácter prioritario.

Las reformas solventan las deficiencias de la normativa actual. Su objetivo es garantizar que el marco sea más sencillo, transparente y eficaz, con una mayor responsabilización nacional y una mejor aplicación.

Tienen en cuenta la necesidad de reducir de manera realista, gradual y sostenida el aumento de la deuda pública producido, entre cosas, como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

El nuevo marco también se basa en las enseñanzas extraídas de la respuesta política de la UE a la crisis financiera, en la que la falta de inversión dificultó una rápida recuperación económica.

El marco contribuirá a que la UE sea más competitiva y esté mejor preparada para los retos futuros, además de sostener los avances hacia una economía ecológica, digital, inclusiva y resiliente.

 

Mayor responsabilización nacional con planes a medio plazo 

Los planes estructurales nacionales de política fiscal a medio plazo son elementos centrales del nuevo marco.

Los Estados miembros formularán y presentarán planes en los que establezcan sus objetivos fiscales, reformas e inversiones prioritarias y medidas para abordar cualquier posible desequilibrio macroeconómico durante un período de ajuste fiscal.

El «período de ajuste» se refiere al plazo dentro del cual, mediante una combinación de ajustes presupuestarios, reformas e inversiones, el nivel de deuda de un Estado miembro se sitúa en una senda descendente sostenible.

Estos planes los evaluará luego la Comisión y los aprobará el Consejo sobre la base de criterios comunes de la UE.

La integración de los objetivos de política fiscal, de reforma y de inversión en un único plan a medio plazo contribuirá a crear un proceso coherente y racionalizado.

Reforzará la responsabilización nacional al ofrecer a los Estados miembros un mayor margen de maniobra para establecer sus propias sendas de ajuste fiscal y sus compromisos de reforma e inversión.

Los Estados miembros presentarán informes anuales de situación para facilitar un seguimiento y un control más eficaces del cumplimiento de esos compromisos.

El nuevo proceso de supervisión fiscal se integrará en el Semestre Europeo, que seguirá siendo el marco central de coordinación de las políticas económicas y de empleo.

Normas más sencillas que tengan en cuenta los diferentes retos en materia de política fiscal 

El nuevo marco introduce una supervisión basada en el riesgo que distingue entre Estados miembros en función de sus situaciones fiscales particulares.

Este método se ajustará a un marco común transparente de la UE respaldado por salvaguardias para velar por que la deuda se sitúe en una senda descendente (salvaguardia de la sostenibilidad de la deuda) o facilitar un margen de seguridad por debajo del valor de referencia para el déficit del 3 % del PIB establecido en el Tratado, con el fin de crear reservas presupuestarias (salvaguardia de la resiliencia frente al déficit).

Un único indicador operativo, el gasto primario neto, servirá de base para la supervisión presupuestaria, con lo que se simplificarán las normas presupuestarias.

En el caso de los Estados miembros que tengan un déficit público superior al 3 % del PIB o una deuda pública superior al 60 % del PIB, la Comisión formulará una «trayectoria técnica» específica para ese país.

Esta trayectoria proporcionará orientaciones a los Estados miembros para que preparen sus planes y garantizará que la deuda se sitúe en una senda decreciente de forma creíble o que se mantenga en niveles prudentes.

En el caso de los Estados miembros con un déficit público inferior al 3 % del PIB y una deuda pública inferior al 60 % del PIB, la Comisión les facilitará información técnica para velar por que el déficit público se mantenga por debajo del valor de referencia del 3 % del PIB también a medio plazo. Esto se hará a petición del Estado miembro.

Fomento de las reformas y las inversiones

Tanto las reformas como las inversiones son necesarias para hacer frente a los retos actuales y que surjan. También son elementos esenciales de unos planes creíbles de reducción de la deuda.

El nuevo marco facilitará y animará a los Estados miembros a la hora de aplicar las medidas necesarias para garantizar las transiciones ecológica y digital, consolidar la resiliencia económica y social, y reforzar la capacidad de seguridad de Europa.

Los Estados miembros que se comprometan a aplicar reformas e inversiones formuladas para alcanzar esos objetivos se beneficiarán de un período de ajuste más gradual, ampliado de cuatro a siete años.

Estas medidas deben cumplir criterios específicos, sobre todo aplicando las recomendaciones específicas por país dirigidas a los Estados miembros en el marco del Semestre Europeo o persiguiendo la consecución de prioridades políticas concretas de la UE.

Los compromisos de reforma e inversión de los planes nacionales de recuperación y resiliencia se tendrán en cuenta al considerar una ampliación del período de ajuste en la primera ronda de los planes.

La Comisión tendrá en cuenta una serie de factores pertinentes a la hora de evaluar la existencia de un déficit excesivo. Un aumento de la inversión pública en defensa se reconocería explícitamente como uno de esos factores pertinentes.

Otros factores pertinentes son la situación de la deuda pública del Estado miembro, la evolución económica y presupuestaria y la realización de reformas e inversiones.

Mejora de la aplicación

Hay que velar por que las normas se cumplan. Si bien el nuevo marco ofrece a los Estados miembros más margen de maniobra para formular sus planes, también establece un régimen de aplicación reforzado para velar por que los Estados miembros cumplan sus compromisos.

Los Estados miembros presentarán informes anuales de situación centrados en el cumplimiento de los compromisos establecidos en sus planes para su evaluación por la Comisión.

Esta creará una cuenta de control para registrar las desviaciones respecto de la senda presupuestaria acordada. Cuando el saldo de la cuenta de control supere un umbral numérico y la deuda del Estado miembro sea superior al 60 % del PIB, la Comisión elaborará un informe para estudiar si debe abrirse un procedimiento de déficit excesivo.

El incumplimiento de los compromisos de reforma e inversión acordados podría dar lugar a una reducción del período de ajuste presupuestario. Las normas sobre la apertura de un procedimiento de déficit excesivo basado en el déficit se mantienen sin cambios.

Próximas etapas

El Parlamento Europeo y el Consejo deberán adoptar formalmente el acuerdo político.

El nuevo marco entrará en funcionamiento el año que viene, sobre la base de los planes que los Estados miembros presentarán a finales de este año.

Esto deja tiempo suficiente para que los Estados miembros preparen sus planes para los próximos años. En 2024, la supervisión fiscal se basará en las recomendaciones específicas por país ya formuladas en la primavera de 2023.

Contexto

El marco de gobernanza económica de la UE consiste en el marco de política fiscal de la UE (el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y los requisitos aplicables a los marcos fiscales nacionales) y el procedimiento de desequilibrio macroeconómico, que se aplica en el contexto del Semestre Europeo de coordinación de políticas, además del marco de los programas de ayuda financiera macroeconómica.

En consonancia con las orientaciones políticas de la presidenta Von der Leyen, la Comisión presentó una revisión de la eficacia del marco de supervisión económica y abrió un debate público sobre su futuro en febrero de 2020.

Este amplio debate público y proceso de consulta permitió a las partes interesadas expresar sus puntos de vista sobre los objetivos fundamentales del marco, su funcionamiento y las nuevas cuestiones que debían abordarse.

Estos puntos de vista se incorporaron a las propuestas de reforma legislativa de la Comisión que se presentaron en abril de 2023. En diciembre de 2023, el Consejo adoptó una orientación general.

El Parlamento Europeo aprobó el mandato de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios para entablar negociaciones en enero de 2024. El Parlamento Europeo y el Consejo alcanzaron un acuerdo político el 10 de febrero de 2024.

Más información: Comisión Europea

Propuestas legislativas de la Comisión Europea sobre la reforma del marco de gobernanza económica de la UE

Buscador

  • Categoría

  • Subcategoría

  • Etiqueta

  • Fecha